__gaTracker('send','pageview');
Benazir Bhutto fue protagonista de esta portada de Zanan / Fuente: El Mundo

Benazir Bhutto fue protagonista de esta portada de Zanan / Fuente: El Mundo

Si hay una publicación en el mundo que haya conseguido conciliar voces diversas del feminismo, esa es la revista iraní Zanan (que en persa significa mujeres). El feminismo islámico, que sentó sus bases en Irán a principios de los 90, tuvo en la revista su punto de encuentro y de diálogo con el feminismo laico. Shahla Sherkat, una reputada feminista pionera del Movimiento por los Derechos de las Mujeres en Irán, fundó la revista en 1992 con el objetivo de combatir la ausencia de información sobre mujeres en los medios del país y para avanzar hacia la igualdad de género. Por desgracia, las autoridades iraníes decidieron prohibir la revista hace siete años.

Cuando sólo contaba con dos meses de andadura, Zanan se convirtió en el referente más importante para los derechos de las iraníes. Más que una apertura al feminismo occidental, como señalan algunas fuentes, la revista promovió la ruptura de barreras entre ambas visiones del feminismo, el islámico y el laico, para converger en los puntos que tienen en común. Ambas visiones del feminismo tenían cabida en sus páginas y las mujeres que escribían en ella lo hacían bajo un compromiso de conciliación y respeto hacia aquellas ideas sobre feminismo que no compartían. Sin duda, Zanan supuso un ejemplar ejercicio de conciliación en el feminismo, primando la idea base de avanzar hacia la igualdad y dejando a un lado las disputas por discrepancias ideológicas o, más concretamente, motivadas por motivos religiosos.

Read More →

Shirin Ebadi (Hamadan, Irán, 1947)

Más que feminista, esta mujer es, por encima de todo, una firme defensora de los Derechos Humanos. Fue la primera musulmana que recibió el Nobel de la Paz, en 2003, por su lucha como abogada por los derechos de las mujeres y los niños en Irán, además de una de las primeras mujeres jueces en su país.

Aunque se licenció en Derecho en la Universidad de Teherán y llegó a juez, no se le permitió seguir ejerciendo tras la revolución iraní de 1979 por el hecho ser mujer y, por tanto, “demasiado emotiva”. Trabajadora incansable, fundó la Asociación de Defensa de los Derechos de la Infancia y el Centro de Defensores de los Derechos humanos, este último cerrado por la policía iraní en 2008.

Por otro lado, Ebadi destacó por defender a las personas perseguidas por su ideología en Irán con el objetivo de preservar la democracia y la justicia. El hecho de ser tan crítica con el sistema judicial iraní y defender causas controvertidas con el país la ha llevado a sufrir amenazas, persecuciones, épocas en prisión y embargos de algunas de sus propiedades, incluidos algunos de sus galardones.

Shirin Ebadi es una de las musulmanas más importantes que reivindican otra lectura de la sharia. De hecho, denuncia que la interpretación imperante de la ley islámica fomenta la violación de los Derechos Humanos y la desigualdad de género. Es especialmente crítica con la desigualdad salarial en Irán y de un Código Penal que considera arcaico por recoger penas como la lapidación y la ley del dîyeh (o derecho de sangre derramada), por lo que no duda en afirmar que el Código Penal iraní incluye leyes contrarias al islam.

“Si los derechos humanos no son respetados en algunos países musulmanes, es a causa de que cierta gente está realizando una interpretación completamente errónea de las leyes del islam”

Shirin Ebadi.

Read More →