__gaTracker('send','pageview');

Las mujeres en las revueltas árabes

Las revueltas árabes cambiaron el escenario social (y después cambiarían el político) de países como Túnez, Egipto o Yemen. Las mujeres árabes, que siempre habían ocupado un papel secundario bajo el silencio y el dominio masculino, demostraron al mundo durante aquellos meses de 2011 que también tenían voz y que estaban organizadas en diversos movimientos, feministas inclusive. Pero también tuvieron que pagar el precio de hacerse visibles, por lo que sufrieron violencia de todo tipo, incluida la sexual, episodios de acoso, discriminación y amenazas de muerte.

A pesar de haber sido educadas en la sumisión al hombre -especialmente en países como Libia, Arabia Saudí y Yemen-, las mujeres árabes tenían sus referentes de lucha, como Huda Shaarawi en Egipto, que contribuyeron enormemente al acceso de las mujeres a la educación. Hasta el estallido de la denominada Primavera Árabe no se les había visto participar en política ni en movimientos sociales, básicamente porque no les estaba permitido; y llegado el momento, más allá de salir a la calle a protestar contra sus dictadores, ellas se atrevieron a reivindicar sus derechos como mujeres. En Túnez, la bloguera Lina Ben Mhenni fue pionera en informar al mundo sobre lo que estaba pasando en su país. Su protagonismo durante las revueltas árabes fue tal que hasta el Premio Nobel de la Paz de 2011 le fue otorgado a la líder activista yemení Tawakkul Karman, precisamente porque Yemen es un país muy atrasado y especialmente opresor con la libertad de expresión de las mujeres. Karman, por cierto, es la presidenta de la organización Mujeres Periodistas Sin Cadenas.

La activista yemení Tawakkul Karman, Nobel de la Paz 2011

La activista yemení Tawakkul Karman, Nobel de la Paz 2011

El Institut Europeu de la Mediterrània publicó un documento muy interesante donde explica algunas diferencias en la lucha de las mujeres durante las revueltas árabes en Túnez, Egipto y Yemen. En él se explican detalles como la vestimenta utilizada por las manifestantes, que si en los dos primeros se caracterizó por un look moderno e informal (pantalones vaqueros y gafas de sol) en este último predominaba el velo islámico (como el niqab), lo cual se explica por el distinto nivel de conservadurismo existente entre los países árabes.

En Túnez, la activista feminista Amina Sbui (cuyo alias era Amina Tyler) causó un enorme revuelo al posar con el torso descubierto en las redes sociales en varias ocasiones. El caso de Amina es muy interesante, ya que la activista pertenecía a la organización feminista FEMEN, la cual decidió abandonar recientemente por no estar de acuerdo con su postura hacia la cultura musulmana. En relación con esto, muchas mujeres que participaron en las revueltas árabes transmitieron sus quejas por el tratamiento que hacían de ellas los medios de comunicación internacionales, considerando que estaban ofreciendo una visión “occidentalizada” de ellas por el hecho de rebelarse contra sus regímenes y reclamar sus derechos.

 

En el contexto de las revueltas también se creó el proyecto Mujeres Unidas por el Futuro de Oriente Medio, donde se abordan cuestiones relacionadas con el feminismo y la igualdad de género en la región. En Egipto nació el grupo de Facebook Women Of Egypt para compartir fotos de las egipcias en las protestas y resaltar el papel activo de las mujeres en la revolución del país.

Desgraciadamente para las mujeres árabes, no todo en la revolución fue de color de rosa. Todos recordamos la polémica generada en Egipto por la violación de la periodista sudafricana Lara Logan en plena plaza Tahrir mientras cubría las revueltas. La entrevista de Logan ofreciendo su estremecedor testimonio dio la vuelta al mundo.

Sin embargo, el caso de la reportera tuvo mucha más repercusión mediática que los continuos casos de violaciones y acoso sexual que sufrieron las egipcias durante y después de las revueltas, un hecho que fue denunciado por organizaciones como Amnistía Internacional.

En el segundo aniversario de las revueltas egipcias, el 25 de enero de 2013, más de 19 mujeres sufrieron agresiones sexuales en la plaza Tahrir. El contexto no les era favorable ya que, tras el ascenso de los Hermanos Musulmanes al poder, hubo un nuevo intento de barrer a las mujeres de la reivindicación pública. En consecuencia, se creó la organización Op Anti-Sexual Harassment/Assault para defender a las mujeres contra el acoso y la complicidad policial que lo encubría. En Túnez, por otra parte, las cosas han ido mejor tras la Revolución de los Jazmines, pero todavía no se ha conseguido una inserción plena de las mujeres en la vida política. Por último, en los países más conservadores, como Yemen y Arabia Saudí, las mujeres continúan ocupando un segundo plano en una sociedad marcadamente patriarcal.

Pero es necesario recordar que ese pasado revolucionario de las mujeres árabes es muy reciente y que su papel en las revueltas fue primordial, tanto que los pequeños pasos que han dado por la libertad de expresión no tienen vuelta atrás. Episodios como la rebeldía de las mujeres saudíes poniéndose al volante de sus automóviles y subiendo las fotos a las redes sociales, cuando les está prohibido conducir; o la propagación de vídeos como “No woman, no drive” y el remake de “Happy” en Irán, donde varias mujeres aparecen bailando y sin velo, son actos de valentía impensables hace una década. Por no decir que en muchos países árabes e islámicos la mayoría de los estudiantes universitarios ya son mujeres, como es el caso de Túnez, Irán y Arabia Saudí.

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

¿Crees que las mujeres árabes conseguirán la igualdad?

View Results

Cargando ... Cargando ...

About the author  ⁄ claudia.moranmato@gmail.com

No Comments